Vacaciones en Todos Santos
13 de mayo 2019

Todos Santos es un pequeño pueblo repleto de encanto ubicado a 81 kilómetros de La Paz, Baja California Sur, justo al borde del Océano Pacífico. Con un clima templado y rodeado de hermosas playas como San Pedrito, Punta Lobos, Los Esteros o La Poza. Todos Santos es un oasis en el que se cultivan árboles frutales y que se ha vuelto el destino predilecto entre los gypsetters de todo el mundo.

Este oasis mágico combina las mejores playas para hacer surf con cuidadas galerías de arte entre las calles del pueblo, que son el motor de su intensa vida artística marcada por el calendario anual de festivales. Por estas razones ha atraído a surfers y artistas nacionales y extranjeros que han decidido convertir a Todo Santos en su hogar.

Las características únicas de Todos Santos han inspirado a MIRA a crear Tres Santos, una comunidad a orillas del mar que ofrece tres paisajes: playa, campo y ciudad. Dos pueblos distintos para habitar, con variedad de casas artesanales, un diseño atemporal y detalles hechos a mano. Tres Santos condensa todo el encanto de Todos Santos: es un epicentro para el bienestar.

Para pasar unas vacaciones inolvidables en Todos Santos, basta con que te desconectes de todo. Puedes pasar el día frente al mar en Punta Lobos y comprar pescado y camarón fresco recién salido del mar. Si en cambio disfrutas estar siempre en movimiento entonces también te encontrarás en un lugar ideal, pues el surf, el hiking y la bici de montaña se inventaron para practicarse en Todos Santos. Si te atrae el surf pero eres novato, puedes tomar una o varias clases con instructores locales. Si lo tuyo es el running, hacerlo a campo traviesa por las veredas de Los Cerritos será una experiencia para recordar.

Al final del día piérdete en las callecitas llenas de encanto o disfruta una comida en alguno de los restaurantes de Todos Santos, entre los cuales encontrarás muchas opciones con la filosofía “de la huerta a la mesa” así como las mejores propuestas de nueva cocina mexicana.

Un coctel y una espectacular puesta de sol marcan el final de los días en este pequeño paraíso que es, todavía, un secreto bien guardado.